Club de lectura pulp: De Lord Dunsany a Sax Rohmer.

Ayer tuvimos nuestra reunión mensual del club de lectura. Es cierto que esta vez no ha sido tan multitudinario como el anterior —porque no había prensa, todos lo sabemos— pero se animó gente nueva y debatimos sobre los estilos tan contrapuestos como el de Dunsany y Sax Rohmer.

Empezamos con Lord Dunsany, ya que el que sea lord marca la diferencia, y lo primero que remarcamos es que se notaba que escribía por placer, no por necesidad de ganar dinero. Su prosa es casi poética, evocadora e inteligente. También es cierto que el relato, largo, de Días de ocio en el país del Yann se puede hacer aburrido porque sólo viaja y describe lo que va viendo. Sin embargo, en los Cuentos de los tres hemisferios nos encontramos historias más cortas, más asequibles. Ideales para leerse en el metro, porque no pierde demasiado el tiempo en descripciones, de hecho, todos estuvimos de acuerdo en que el gran mérito de este autor es el talento que tiene a la hora de describir y lo enriquecedoras que son estas descripciones.

No hubo demasiado debate, los que no habían terminado los relatos afirmaron que se acabarían el libro porque les estaba gustando.

Ya que la segunda lectura era el Fu-Manchú de Sax Rohmer, las comparaciones fueron inevitables y se recalcó la forma tan diferente que tuvieron estos dos autores de ver el mundo oriental. Entendiéndolo en el marco histórico en el que se encontraban ambos, evidentemente distinto, Lord Dunsany siente admiración y curiosidad por las tierras desconocidas y Sax Rohmer deja de manifiesto su temor, ese racismo.

Chinatown_rohmerY con esto como puente pasamos a comentar El misterio de Fu-Manchú. Y lo primero que nos llamó la atención a varios es la enorme similitud que tiene con Sherlock Holmes, tanto de personajes como de esquema de la historia. Eso sí, el estilo narrativo es absolutamente diferente, pero está clarísimo que Rohmer nos brindó un gran malo usando una fórmula que sabía que funcionaba: la de Doyle.

Con esta lectura sí hubo más discrepancias. Mientras que a algunos nos había parecido divertida, sin pretensiones, a otros les resultó floja, predecible y poco creíble. Eso ya va en gustos. Aunque Fu-Manchú parezca la «típica historia mala» de los buenos contra los malos dándose palos, el estilo de Rohmer es correcto y se nota su oficio, es conciso y puede que resulte simple en cuanto a esquemas, pero tiene calidad.

También se comentó lo que influenció este malvado a los cómics de superhéroes, pero estamos en lo de siempre, en la cantidad de referencias que tiene una obra si tienes los ojos abiertos y empiezas a rascar.

Para el siguiente club hemos propuesto las siguientes lecturas, como es divertido eso de comparar, hemos elegido a dos detectives muy diferentes.

Por un lado a Seabury Quinn con su detective de lo sobrenatural Jules de Grandin, leeremos alguna aventura de este detective, algún relato. Presentes en la antología de Barsoom El horror de los páramos.

Y por otro lado, alguien tan carismático y emblemático como el detective Marlowe de Raymond Chandler. Y volvemos así al repaso del nacimiento del noir.

Ya sabéis que al club de lectura puede venir quien quiera, haya leído o no lo propuesto, que nuestras reuniones no son nada académicas, que intervienen todos los presentes para dar su humilde opinión. Así que estad atentos a nuestras redes sociales donde anunciamos la fecha de la próxima reunión.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *