El hermetismo de la feria del libro de Madrid

Iba a escribir y comentar cositas de la editorial, qué estamos preparando y demás, pero cuando se cruzan noticias indignantes que nos afectan directamente por compartir profesión, pues… vamos, que me han tocado las narices.

El martes saltaba la liebre públicamente con este apartado de la organización.

flm

Sí, los sujetos que no tenemos una distribución regular, lo que viene a ser que no pagamos el 60% a un distribuidor para que nos coloque en El Corte Inglés, Fnac, Casa del libro y demás no-centros especializados, pues no podemos ni siquiera optar a tener una caseta en la feria del libro.

Y digo optar porque para ponerla el filtro principal es estar dado de alta en el gremio de editores. ¡El gremio de editores! Lejos de parecer un círculo guay y selecto donde promover tu actividad y la cultura en general, el gremio de editores te exige apoquinar alrededor de mil quinientos euros al año. Y luego que la gente no lee y no hay editoriales españolas al margen de los grandes grupos, ¡amos, no me jodas! Aquí siempre se empieza pagando, ya lo sabemos.

Pero como si este no fuera suficiente motivo de indignación, han añadido un artículo muchísimo más hilarante: se prohíbe al participante vender libros autoeditados. ¡Prohibir! ¿Holi? Si yo soy una tienda —una tienda de verdad, no el Vips— y quiero pagar los X EUROS que cuesta el stand, lo mínimo es que pueda elegir lo que me venga en gana acerca de qué títulos llevar, ya que yo soy el principal interesado en vender para amortizar el gasto por estar allí (que no es sólo de stand sino también de personal y de las 3 semanas que dura la feria). Pues no. Nada de autoeditados, nada que se salga de la «distribución regular». Y digo yo, ¿qué es ser autoeditado? ¿Vender tu libro en Amazon? ¿O estar dado de alta como autónomo, pagar el ISBN y el IVA correspondiente, pero no tener una «distribución regular»? Que el lumbreras que ha pensado esto venga y me lo explique, por favor.

Es más, teniendo una feria del libro de Madrid bastante deficiente, donde las casetas son fotocopias de la de al lado, donde todos los mostradores están repletos de los mismos best-sellers, ¿no les interesa a las tiendas diferenciarse y, además de ofrecer lo que «consume el público general», tener el material que quiera para distinguirse de su vecino?

Yo entiendo que necesiten filtrar. Lo entendería aún más si lo que nos ofrecieran fueran productos de calidad y actividades interesantes —cosa que no es así—, pero ya es suficiente filtro el económico como para también quitarnos la mínima posibilidad de compartir caseta unas cuantas editoriales independientes.

Es lo de siempre, el filtro fácil. Pues lo prohibimos y ya está. Porque verificar que tiene ISBN, que tiene una calidad, una edición detrás, es mucho trabajo, no vaya a ser que me distraiga de mi incompetencia diaria. Mejor prohibamos la entrada a todos estos autores que publican su librito en Amazon, a los que co-editan y se creen editorial engañando a la gente y, ya de paso, a las pequeñas editoriales que intentan cambiar humildemente el panorama haciendo BIEN su trabajo. Metamos a todos en el mismo saco porque no facturan miles de euros al año, no publican best-sellers americanos y, encima, se dedican a eso de la ficción y la fantasía. Pero ¿eso qué es? Marcianadas minoritarias. Nosotros vamos a seguir poniendo los libros a 22€, publicando a gente de la tele que ahora resulta que también escribe, así tenemos dos mil ejemplares vendidos y firmas aseguradas. Pero, ¡eh! Nosotros promovemos la cultura.

Así que, ya que tanto nos indignan estas mierdas desproporcionadas y hacemos amiguismo, le damos a me gusta en Facebook y cargamos contra los grandes por serlo, luego en junio no vayamos a la feria del libro de Madrid y mucho menos compremos, no vaya a ser que seamos demasiado consecuentes con nuestro postureo. Que luego pasa lo de siempre, mucho ruido en las redes, muchas quejas, pero luego a dar una vuelta por el Retiro.

Lo que deberíamos hacer todos, sé que es una locura, es hacer bien nuestro trabajo, ser responsables, que nuestra pequeña porción, que lo que nos toca, esté bien limpia. Así nos podemos quejar con motivos, con argumentos y con coherencia. Así podremos tener una pequeña oportunidad de cambiar las cosas, trabajando, no quejándonos.

5 Comentarios

  1. Axel A. Giaroli
    febrero 11
    Responder

    Os olvidasteis de mencionar que también publicaran en la feria al librito del youtuber de turno que ahora está de moda…

    (¡OJO!: en referencia a aquellos que han escrito gilipolleces o contratado a un «negro» para que lo haga por él… No a profesionales que han aprovechado legítimamente su posición para hacerse publicidad y presentar en estas editoriales un trabajo de calidad. Los más listos, sabréis a quienes me refiero al mencionar tanto sobre unos como sobre otros…)

    • Hola Axel:

      Son muchas las cosas que no funcionan como deberían, y la verdad que ese es otro debate que da para mucho. ¡Gracias por mencionarlo!

  2. febrero 12
    Responder

    Bravo, bravo y bravo. Nosotros, desde Editorial Argonautas, nos encontramos con el mismo problema, entre otros. Porque por ejemplo, tampoco permiten optar a caseta a editoriales con un fondo de menos de X libros. ¿Promoción y regeneración de la cultura? ¿Dónde? Es increíble, desde luego.
    Menos mal que existen eventos como el HUL, solo para nosotros.

    Pero en cualquier caso, coincido contigo en que lo principal es que “los pequeños”, hagamos bien nuestro trabajo, con honestidad y las ideas claras.

    Un saludo chicos.

    Pd: ¿Deberíamos plantearnos nuestra Feria del Libro propia? 😉

    • Hola Elena:

      Gracias por tu comentario. Efectivamente, son muchas las cortapisas que nos hacen el camino más difícil, y muy pocas (por no decir nulas) las ventajas a las que podemos acogernos en un negocio ya de por sí difícil. El hermetismo no es un filtro ni una manera de hacer las cosas, desde luego, tanto de un lado como del otro.

      La idea del Ferio del libro de los independientes es algo que ya nos ronda desde hace mucho, porque, aunque ya hay eventos para nosotros, no tienen desde luego el impacto, la trascendencia, ni la duración de una feria del libro, y aunque el HUL es todo un evento y un respiro, no puede suplantar (tampoco creo que lo pretenda) a una feria del libro más grande. Todo será cuestión de hablarlo y ver qué hay que hacer para conseguir los permisos correspondientes, pero desde luego es algo a tener en cuenta y que deberíamos plantear más pronto que tarde.

      ¡Muchas gracias por pasarte y un saludo!

  3. Como poco podríamos decir que es paradójico, aunque este adjetivo no califica la auténtica realidad. Al final va a ser cierto eso de que “Spain is different”. O no…, la auténtica realidad es que aquí sigue sirviendose al poderoso caballero, don Dinero. Priman los interes económicos sobre cualquier otra razón. España es así.

    La solución pasa por lo que apunta Elena: liarse la manta a la cabeza y abrirse camino uno mismo. Es más difícil, pero también es un camino libre, sin favores que deber a nadie. La solución también está aquí, en la Red, y en el apoyo mutuo. En Ateneo lo tenemos claro: la generosidad te llevará allí donde nunca logrará alcanzar el egoísmo.

    Y también el trabajo serio y el apostar por la calidad en lugar de por la cantidad. Sin querer entrar en conflictos con nadie, Ateneo ha abandonado recientemente una asociación del escritor “indie” porque esta asociación entendía que el apoyo al escritor independiente consiste realizar spam anunciando los libros de los socios en las RRSS, sin prestar atención a la calidad de los textos.

    No creemos que esa sea la solución. Unión, trabajo duro y bien hecho consiguen maravillas.

    Genial artículo.

    Un saludo y feliz domingo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *