Los mitos de coordinar una antología

En este caso una antología Cthulesca, con una participación más alta que el resto de los certámenes, corregir y elegir ha sido más complicado, y más con la alargada sombra de Lovecraft sobre nosotros.

Desde que nacimos, como quien dice, nos han gustado las antologías; recordad que con el crowdfunding salió la de espada y brujería, y que nuestra primera incursión en papel fue con ¿Qué ha sido eso?

Nos gusta porque nos permite conocer a autores nuevos y, como lectores, además de conocerlos, disfrutar de estilos diferentes que, de otra forma, a lo mejor no te acercarías a ellos.

Siempre hacemos dos categorías, una para autores de fuera y otra para autores que ya han publicado con nosotros. Lo hacemos para evitar favoritismos, porque, aunque lo leemos sin nombre, algunos tienen un estilo característico y sabemos de quién se trata. Así la puerta siempre está abierta a gente nueva y no nos convertimos en ese «caldo de camarillas», en el que todos son amigos, todos se conocen y todos se eligen los unos a los otros para ser The Very Best Of The Year.

Así que, con tres semanas por delante para corregir, cerramos el plazo de admisión, y la Navidad, el siete de enero.

Como suele ocurrir, lo malo llama más la atención que lo bueno, y nos hemos encontrado relatos muy malos. Bromas cósmicas. También nos hemos encontrado fanfics a puñados, algo que empieza a resultar mosqueante, porque marca una tendencia general en la escritura. Y fijaos que, al ser la temática más concisa que, por ejemplo, la última antología, que era de ciencia ficción y humor y dependía más de la persona y de lo que uno considera gracioso, creía que iba a encontrar más calidad, simplemente en cuanto a trama se refiere. Los referentes estaban claros y poco lugar dejaban a la interpretación; para eso estaba el requisito de leerse los mitos… Lovecraft usaba fórmulas, sólo había que repetirlas y modernizar con algún elemento. Pues, por lo general, no. La gente, por el motivo que sea, no ha sabido procesarlo bien y plasmarlo en el relato. Nos ha dado la sensación de que poca gente, pocos participantes, se han leído a Lovecraft y amigos. O por lo menos no han sabido adaptarlo (mi amigo Excentrya ha hecho una guía sencillita y útil, para todos, de Lovecraft y sus mitos, pinchad en el enlace).

A pesar de todas estas quejas, lo cierto es que el relato ganador es un relatazo. La decisión fue unánime: es el mejor relato, independientemente del gusto de cada uno de los miembros (que en el jurado éramos todos diferentes).

Cosa que, luego, se notó a la hora de elegir el interno. Que lo hayamos declarado desierto no significa que no hubiera relatos buenos. Simplemente no nos pusimos de acuerdo. Es cierto que me esperaba más calidad, como dije cuando revelamos en ganador, pero porque nuestros autores internos ya tienen experiencia trabajando los textos con nosotros, con el relato en general, y porque sé que podían haber dado más.

Igualmente sé que va a salir un buenísimo libro de mitos modernos, que dividiremos y ordenaremos según su ambientación. Puede que de aquí salga una guía de cómo escribir y presentar un relato. O más bien cómo no hay que hacerlo. Porque, como ya sabéis, el aprender y mejorar forma parte de la naturaleza de este proyecto, al igual que la transparencia y la política de todo claro (cosas que, inevitablemente, conllevan algún tirón de orejas ocasional, como el que hemos tenido en este certamen). La verdad que sigue pareciéndome increíble que haya gente que no pasé un triste corrector al cuento y nos lleguen relatos con faltas (faltas de no poner ni una sola tilde), algo que nos parece de un pasotismo… inenarrable.

Ahora se abre otra etapa, la de corrección y reescritura. Quien crea que escribir es vomitar sobre el teclado y que la editorial en cuestión copie, pegue y lo envíe a imprenta… está equivocado. Al menos en esta casa NO lo hacemos así. Intentaremos publicarla en marzo, que es una buena fecha.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *